¿Qué es?

Se trata de un nuevo sistema de recogida de la fracción orgánica de nuestros residuos. La fracción orgánica, que actualmente supone alrededor de un 40% en peso de nuestra bolsa de basura de fracción resto, puede ser aprovechada para generar compost, que se utiliza en agricultura y jardinería, entre otros ámbitos.

Además, este sistema conlleva un ahorro de costes, ya que resulta más barato gestionar la orgánica por separado que mezclada con el resto de residuos no reciclables.