Noticias

 

Los aficionados al pádel están de enhorabuena en Gernika. El Ayuntamiento de la villa foral tiene previsto reconvertir dos de los cinco frontones que alberga el área deportiva de Urbieta en canchas para la práctica de esa disciplina deportiva "que cada vez está más extendida entre la ciudadanía, hasta el punto de que muchos se desplazan hasta Amorebiea y Lemoa para jugar", aseguró el alcalde de Gernika. José Mari Gorroño.

La reconversión de los dos frontones de Urbieta, que se encuentran más orientados a la zona norte, en pistas de pádel supondrá un coste de 47.794 euros. "Hemos elegido esos dos frontones para habilitarlos como pistas de pádel porque durante un periodo largo de tiempo largo hemos observado que nadie hace uso de los mismos para jugar a pelota y, por tanto, queríamos darles la mejor salida", aseguró el primer edil de la villa foral.

Gorroño añadió también que esta iniciativa, además, trata de dar respuesta a la petición por parte de los gernikarras. "Fue una de las solicitudes que se trasladaron al Ayuntamiento en el marco del proceso de los presupuestos participativos", comentó el alcalde.

El plan previsto contempla la construcción de dos canchas acristaladas para jugar a pádel con unas dimensiones de 20 metros de largo por diez y medio de ancho. Una vez adjudicada la obra, "se espera que las nuevas pistas estén practicables en el plazo de unos tres meses", avanzaron fuentes municipales.

La Administración local, no obstante, tiene previsto también reformar la cubierta metálica de los frontones de Urbieta. Pese a que el estado de conservación de esta estructura, habilitada en 1974, "es bueno, o con el paso del tiempo presenta algunas goteras", reconoció Gorroño.

El Ejecutivo gernikarra actuará en la totalidad de la superficie del tejado, de unos 1.702 metros cuadrados, para lo que invertirá un presupuesto de 159.077 euros. Las instalaciones deportivas de Urbieta también serán objeto de otras reformas en los próximos meses.

Nivelar Hegozelai

Entre las reformas previstas, Gorroño adelantó la intención de demoler la grada próxima al corte de la ría dentro del campo de fútbol, "que se construyó hace más de una década sin contar con los permisos pertinentes de Costas y URA", matizó. El derribo integral conllevará a la Administrasción a desembolsar 43.820 euros.

El campo de fútbol Hegozelai de Urbieta también será sometido una serie de obras con el objetivo de "nivelar el firme y colocar nueva hierba". Para ello se invertirán 343.840 euros.