Noticias

 

El Ayuntamiento tiene previsto proseguir, a partir del año que viene, con su plan de mejora de calles y plazas de la villa foral a fin de conseguir mantener una localidad amable y cómoda para los vecinos.

El próximo proyecto de obra que en esta ocasión afectará al centro urbano del municipio y que tendrá como finalidad la urbanización del entorno situado entre las calles Andra Mari y Barrenkale, que al concentrar varios comercios y servicios públicos como la Oficina de Turismo municipal se trata de un espacio con mucha afluencia de viandantes.

Los trabajos, que se llevarán a cabo en esa zona, consistirán en unificar y regenerar el espacio con una pavimentación uniforme de granito. Además, el proyecto contempla la instalación de nuevas luminarias para sustituir a las actuales, algo deterioradas. El objetivo es ahorrar en consumo eléctrico así como forzar la desaparición del tendido de cables aéreos de iluminación y telefónica existentes en la actualidad y que tanto afean la imagen de las calles más céntricas.