Noticias

 

Gernika puso en marcha ayer la obra de construcción de la pasarela peatonal que conectará la calle Iparragirre con el aparcamiento de Astra por encima de las vías del tren. Según las previsiones, la futura instalación, que contribuirá a mejorar la accesibilidad en la villa foral, estaría practicable para finales de octubre, teniendo en cuenta que agosto es un mes inhábil.

La instalación discurrirá, en concreto, entre el número 26 de Iparragirre kalea, a la altura de la plaza de la Oficina de Correos, y el estacionamiento de más de 240 plazas de cabida ubicado junto a la fábrica Social para la Cultura. El proyecto cuenta con un presupuesto de alrededor de 736.000 euros, que serán financiados en un 55% por parte de Euskal Trenbide Sarea.

La pasarela procurará a los peatones más seguridad ya que para atravesar de un lado a otro de la travesía de Iparragirre a partir de ahora no hará falta cruzar por el paso a nivel sin barreras, con los peligros que ello conlleva. El futuro puente peatonal tendrá una longitud de más de 16 metros y en su punto de mayor altura alcanzará los 5,70 metros.

Mayor movilidad

Para su construcción se utilizará como material el hormigón y en cuanto a su diseño, tendrá un estilo urbano, adornado con imágenes de gran tamaño. Una vez abierto, los peatones, no tendrán la necesidad de tener que superar ni un solo peldaño, ya que todo el recorrido se realizará en rampa.

La nueva infraestructura tendrá también como objeto, facilitar la movilidad tanto a vecinos como a visitantes a la hora de tener que trasladarse del centro urbano al entorno del polígono de Bekoibarra y Astra, y viceversa. Gernika cuenta desde hace unos años con otra pasarela, construida también con el objetivo de salvar la barrera del tren , que conecta el aparcamiento de Los Tilos con el complejo deportivo de Urbieta.