Noticias

 

Cuando se lucha con un ideal en el corazón, no hay fuerza capaz de doblegar el alma de un pueblo. Así con  motivo del 81 aniversario del bombardeo de Gernika, el próximo sábado a las 13:00 horas en el Pasealeku se inaugurará una escultura para honrar a los gudaris vascos que defendieron la democracia y la libertad durante la Guerra Civil.

La pieza, de bronce de 3,17 metros de altura y 1.200 kilogramos de peso, que ha sido realizada por la Fundación Artística Jaizkibel, pretende reconocer la gesta de los gudaris hacia las futuras generaciones y  servir para el recuerdo y la memoria.

En concreto en Gernika durante el bombardeo se encontraban cuatro batallones (Loiola, Saseta, Amaiur e Itxarkundia), conformados en su mayoría por militares gipuzkoanos, y que asistieron a la población ayudando a salvar vidas. Existen testimonios de algunos de sus integrantes como el del comandante del batallón Loiola, Jon Beiztegi o del capitán del mismo, Joseba Elosegui que relataban el caos del momento, donde trabajaban sin descanso para intentar socorrer a las víctimas, muchas de ellas niños, que quedaron sepultadas bajo los escombros.

Con esta iniciativa se pretende realizar un acto de justicia, reparación y homenaje a las personas que lucharon en defensa de los valores relacionados con la convivencia, con la paz, con la libertad y con la democracia.