Noticias

 

El reputado músico y director de orquesta israelí, Daniel Barenboim y la defensora de los Derechos Humanos, periodista, investigadora y documentalista, Helena Maleno, recibirán este año los Premios “Gernika por la Paz y la Reconciliación”, que se otorga anualmente el 26 de abril, en el marco de los actos conmemorativos del bombardeo de la localidad. La decisión ha sido adoptada hoy por el jurado.

Este tribunal ha elegido a Daniel Barenboim por su música, compromiso universal en favor de la Paz y la democracia, así como por la defensa del arte y la cultura como patrimonio de la humanidad. Daniel Barenboim es un ciudadano comprometido con la justicia y la libertad que, a lo largo de toda su vida, ha tenido el coraje de ir contra corriente defendiendo lo que considera justo y digno.

Nacionalizado argentino, español, israelí y palestino, el 12 de enero de 2008, después de un concierto en Ramala, Barenboim aceptó también la ciudadanía palestina honoraria.  Se convirtió así en el primer ciudadano del mundo con ciudadanía israelí y palestina, y aseguró que la había aceptado con la esperanza de que “sirviera como señal de Paz entre ambos pueblos”.

Por su parte, Helena Maleno, recibe este reconocimiento por su labor de defensa de las comunidades emigrantes en instituciones y organizaciones  nacionales e internacionales  como: el Defensor del Pueblo de España, el Consejo General del Poder Judicial, Women´s Link o el Servicio Jesuita Migrante.

Maleno ha investigado la situación de los Derechos Humanos de las personas migrantes, documentado casos de violencia contra estas personas, y abierto cientos de investigaciones para proteger a las víctimas de trata, especialmente mujeres y menores.

Un galardón con prestigio

Los Premios Gernika por la Paz y la Reconciliación, han reconocido a personalidades y organizaciones de tanto calado como el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, galardonados el año pasado; el ex presidente de Uruguay, José Mújica o el ex presidente alemán, Roman Herzog, las organizaciones internacionales Mayors for Peace o Fundación Vicente Ferrerentre, otros muchos.