Noticias

 

El Ayuntamiento de Gernika-Lumo, ha elaborado a través de una empresa externa, un mapa del ruido en la localidad que ha medido el índice sonoro en diversos lugares y en diferentes horarios. El documento sirve como base para ejecutar un plan de acción con las actuaciones que sean necesarias para abordar los niveles de exposición y afección, y hacer una localidad más respetuosa a nivel de contaminación acústica. Se trata de una radiografía acústica, que se comenzó a elaborar hace seis meses, en la que se definen aquellos puntos en los que existe más ruido. Un estudio que se presentará a la ciudadanía, el próximo martes 28 de marzo a las 19:00 horas en la Sala Elai Alai.

A la hora de elaborar este documento se tuvo en cuenta el sonido que generan los distintos viales y el tráfico ferroviario que surcan la localidad, los lugares sensibles al ruido como hospital, centros educativos y residencias, el ruido producido por las industrias que se asientan en territorio gernikes. La población expuesta a los diferentes niveles de ruido en relación con el número de viviendas y las personas que habitan en ellas y los edificios públicos que se encuentran en las cercanías de los víales analizados. Así, con los datos que se han ido acumulando a través de simulaciones, se han realizado medias semanales de decibelios acumulados en cada punto del municipio para, de este modo, saber cuáles son las zonas más ruidosas. Así por ejemplo, los resultados de este estudio revelan que se aprecia un comportamiento del ruido ambiental similar durante el día y la tarde, disminuyéndose en el periodo nocturno. En cuanto a los resultados sobre la población se destaca que durante el espacio nocturno los índices sonoros son inferiores al de día y la tarde.

Por su parte, el estudio desvela que hay varios puntos sensibles, entre los que se encuentran los centros educativos, hospital, el ambulatorio y las residencias. Cuatro de ellos presentan niveles sonoros por encima de los valores límite de ruido ambiental fijado en 60 decibelios.

El estudio recoge una zonificación acústica del municipio y la necesidad de protección del ruido de las zonas tranquilas.

Un completo plan de acción

El siguiente paso a dar por parte del Consistorio, será la implementación del Plan de Acción contra la contaminación acústica, que abordará seis ejes primordiales: las infraestructuras de transporte, desarrollo urbano y territorial, actividades industriales y comerciales, obras de construcción y edificación, actividades de ocio y otros servicios municipales. En este sentido el documento contempla 36 medidas que incluye desde campañas de concienciación, inspecciones sobre contaminación acústica en las obras o formar al cuerpo de la Policía Local en materia de ruidos, sobre todo en actividades de ocio, entre otras medidas.